infographic map

icon

REENCUENTRO CON LA EXPEDICIÓN ARIYA: Cartagena, Colombia

Con algo de tiempo libre mientras esperaban a que la Expedición Ariya completara su viaje a través de la brecha del Darién, Chris y Julie aprovecharon la oportunidad para explorar las vibrantes y coloridas calles de la ciudad portuaria de Cartagena.

Una vez reunidos con su Ariya y deseosos de conmemorar el momento, lo primero que hicieron fue visitar la famosa fortaleza del Castillo San Felipe de Barajas, para darse un baño de cultura. Una vez superado su décimo país y con un renovado sentido de la aventura, el dúo pasó a la siguiente etapa de su viaje con las maravillas que les esperaban en Ecuador y más allá.


EL PUNTO MEDIO DE LA TIERRA: Quito, Ecuador

La aventura por Sudamérica se aceleró cuando el equipo alcanzó el punto medio de la tierra, la línea ecuatorial, cerca de la enérgica y acogedora capital del país, Quito. Cruzar el hemisferio sur fue un momento simbólico y de enorme gratitud por el apoyo recibido a lo largo del camino, que hizo que los largos días y noches merecieran la pena.

Haciendo lo que mejor saben hacer, Chris y Julie continuaron su viaje a través de Ecuador hacia el Parque Nacional Cotopaxi, donde estuvieron encantados de montar su tienda de campaña en el techo del Ariya y pasar la noche entre la naturaleza en la base del Cotopaxi, uno de los volcanes activos más altos del mundo.

Listos para partir de nuevo, Chris, Julie y el Ariya emprendieron su viaje más largo con una sola carga a través de las impresionantes montañas ecuatorianas hacia la frontera peruana, ¡recorriendo la friolera de 327 kilómetros! Mientras que un Nissan Ariya e-4ORCE sin modificar superaría este reto con facilidad, el hecho de llevar 260 kg adicionales y una tienda de campaña en el techo hace que este logro sea aún más impresionante.


SURF EN LA ARENA: Ica, Peru

Navegar suavemente por la carretera Panamericana fue un trabajo fácil para el Expedition Ariya, y al desviarse por las arenosas carreteras del desierto, el color cobrizo de los coches se camufló con los impresionantes paisajes dorados. Al llegar al oasis desértico de Ica, donde se encuentran las dunas de arena más grandes del continente, el dúo tuvo que pasar algún tiempo "duna abajo", y el Ariya demostró ser el mejor compañero de surf en la arena, conquistando sin esfuerzo este delicado terreno.

Para dominar el desafiante terreno se desinflaron los neumáticos, redistribuyendo el peso para ganar tracción y agarre extra en el dorado mar de arena. La combinación del sistema de tracción total e-4ORCE del Ariya en la arena más gruesa y la potencia del motor doble distribuyendo el peso casi a la perfección dio como resultado una conducción suave y estable, testimonio de la calidad, ingeniería y adaptabilidad del coche.


CONDUCIENDO POR LAS CARRETERAS DEL DESIERTO: Desierto de Atacama, Chile

En el corazón de Chile, la Expedición Ariya demostró sus habilidades navegando con elegancia por las carreteras de tierra y grava del montañoso desierto de Atacama, alcanzando los 4.800 metros de altitud. El Ariya se transformó en una cabra montesa experta en tecnología, deslizándose con elegancia por los caminos rocosos gracias a su sistema de tracción a las cuatro ruedas e-4ORCE, que gestiona el par motor y el frenado regenerativo, haciendo que las subidas y bajadas parecieran pan comido.

A pesar de los enormes salares y lagunas altiplánicas de color esmeralda de Atacama, la pareja aprendió rápidamente que la región tenía mucho más que ofrecer que senderos desérticos y paisajes impactantes. El desierto de Atacama registra uno de los niveles de radiación solar más altos del mundo, por lo que las energías renovables son una prioridad para la región. El dúo tuvo el privilegio de visitar algunos parques solares y eólicos, que representan una faceta crucial del compromiso de Chile con la energía sostenible.


DURMIENDO ENTRE LAS ESTRELLAS: Patagonia, Argentina

La pareja recorrió a toda velocidad la famosa Ruta 40 de la Patagonia en lo que Chris y Julie denominaron "el viaje más pintoresco y hermoso hasta ahora en Sudamérica". Ya fueran las imponentes montañas nevadas, los extensos glaciares o los lagos vírgenes, cada curva revelaba más belleza natural indómita. Cuando el cielo púrpura se tornó oscuro, la pareja vivió una noche mágica durmiendo entre las estrellas en su tienda de campaña en el techo del Ariya. 

Tras conocer la impresionante belleza de la Patagonia, la pareja se dirigió a Punta Arenas, el punto más meridional de su viaje por Sudamérica y el final de la cuarta etapa de la expedición. Comienza la cuenta atrás para la quinta y última etapa de la expedición Polo a Polo en la Antártida. 


Permanece atento para saber más y sigue a los exploradores directamente en: @poletopoleev o visita el blog de Pole to Pole EV


Publicado por Nissan